dilluns, 2 de desembre de 2013

¡Si Valle Inclán levantara la cabeza! (M. Jesús Mandianes)

Por allí viene apoyado en su bastón, caminando erguido, seguro de sí mismo, parece un viejo guerrero dispuesto a pelearse con cualquiera por defender sus ideales. Se protege del frío con un poncho mejicano y un sombrero encasquetado hasta las orejas. Su delgadez, acentuada por larguísimas barbas de chivo, junto a los peculiares lentes, a través de los que contempla la realidad deformándola hasta el esperpento; lo han convertido en uno de los iconos que adorna el paisaje urbano de Madrid.
Me saluda alargando la mano ortopédica:
—¡Buenos días rapaza!
—Buenos y fríos, Don Ramón. Que alegría encontrarle por aquí. ¡Está Usted como siempre!
Es lo que tiene no creer en nada y estar mal enterrado “na terra das meigas”. De vez en cuando me salto la dictadura de la muerte para darme una vuelta por “la corte de los milagros”
Cuando entramos en el café Gijón no puede evitar una mirada nostálgica:
—De la generación del 98 no queda ni uno… aquí ya no se organizan tertulias.
—¡Es que ha pasado más de un siglo Don Ramón! ¡En nuestra sociedad no queda tiempo para veladas literarias, ni para conversaciones de ningún tipo. ¡La bohemia ha desaparecido!
Un camarero nos sirve dos expresos con una gotita de aguardiente, acompañados de una bandeja con la cuenta, donde deposito tres euros ante el asombro del dramaturgo:
—¡Y luego!… este dinero no lo reconozco.
—Son Euros, la moneda que ha desbancado a la peseta. ¡Es que ahora formamos parte del Mercado Común! una organización de países europeos que tiene un sistema monetario único. Don Ramón tres euros son quinientas pesetas.
—¡Pero tu toleas! ¡Quinientas pesetas no las gano yo en un año! ¿Cómo puede tolerar este robo el presidente de la república?
—De republica nada, esto es una monarquía constitucional, el rey de todos los españoles es Juan Carlos de Borbón.
Valle Inclán se levanta de la silla indignado dando grandes voces y gesticulando:
—Con lo que nos costó echar a la tatarabuela ninfómana y a Alfonso XIII, que dilapidó el dinero de los españoles comprando coches de lujo, yates, rifles último modelo y amantes a cargo del presupuesto nacional.
—¡Siéntese y baje la voz!, que acaban de aprobar la nueva “Ley de Seguridad ciudadana”. Por insultar a las autoridades o manifestarse en frente del Congreso nos pueden poner una multa o mandarnos a la cárcel.
—Pero ¿Cómo es posible que os dejéis avasallar así?
—Mire, cuando usted nos dejó estalló la Guerra Civil, después de tres años de lucha fratricida, en el país se impuso una dictadura dirigida por el general Franco. A su muerte le sucedió el rey Borbón que ha resultado ser un digno sucesor de sus antepasados, tiene los mismos vicios.
—Así que el generalito se salió con la suya… Pero el PSOE y los Partidos Republícanos ¿No hicieron nada?
—Se marcharon al exilio, a su regreso al PSOE le faltó tiempo, para renunciar al Marxismo y olvidarse de Pablo Iglesias. Ahora con seis millones de parados y el país en banca rota, se dedican a sacar los trapos sucios unos contra otros. Desde la familia real pasando por todos los partidos, tanto de derechas como de izquierdas, incluidos los sindicatos, tienen causas pendientes por adueñarse del dinero público. ¡Se repiten las historias del “Ruedo Ibérico” que usted también describió!
—¡País de insensatos! Prefiero regresar al sueño eterno que ser testigo de la miseria que os rodea.
Levantándose airado se despidió alzando levemente el sombrero, mientras murmuraba entre dientes ¡Pobre España!

1 comentari:

  1. Trobo molt divertida aquesta conversa amb el senyor Valle Inclán. I el llenguatge és molt àgil.

    Antònia García

    ResponElimina